Retratos

                                                RETRATOS


El retrato tiene para mí una importancia primordial dentro de las artes plásticas, pues no se trata de un género donde el virtuosismo o el oficio del artista sean suficientes para conseguir una obra notable. Se necesita bucear en el personaje y sacarlo a flote. 
Esto se demuestra cuando el artista trabaja basándose en fotografías del retratado, y aprecia que no sirve de mucho la medida rigurosa, pues aún siendo exactas las proporciones, el personaje, en ocasiones, no quiere aparecer, consiguiéndose únicamente un estereotipo anónimo que, por supuesto, en nada se parece al retratado.
Los grandes retratistas logran que aún siendo su método desgarrado y desmedido, reconozcamos a la persona inmediatamente.


Antes de ofreceos algunos ejemplos de los que he ido haciendo en los últimos años, os propongo tres ejemplos de retratos realizados en aquellos años ochenta, tan llenos de movida:





Mi sobrina Irene disfrutando de un día de vacaciones de Navidad. (fragmento)  
La entrañable Fefa Seiquer cuando regentaba su inigualable galería de la calle Españoleto. (fragmento)

Mi amigo Juan



Totte Mannes

Elia
  
Ana



Ana María



Felipe




Maribel



Eli

Rosa
Alfonso Castro

2 comentarios:

  1. O me equivoco o empleas el color--predominio de una gama cálida o de una gama fría--para sugerir la naturaleza, personalidad y carácter de cada retratado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, el color es un recurso óptimo para adentrarse en la personalidad del retratado. Intento utilizarlo con tal fin. Espero que facilite la comprensión de la psicología del modelo.

      Eliminar